Por José Francisco Montecino

Según Google Trends, la tercera palabra más buscada en Chile el 1 de julio fue «agnosia». Más de 20 mil búsquedas se realizaron en el sitio Esta condición se hizo conocida luego de que un supuesto informe de salud del Presidente Sebastián Piñera se viralizara por redes sociales.

Sin embargo, según chequeó nuestro medio, dicho certificado es falso.

La pregunta que queda es: ¿Qué es realmente la agnosia?

El doctor Pedro Maldonado, director del Departamento de Neurociencia de la facultad de Medicina de la Universidad de Chile, explica que la agnosia es una pérdida cognitiva de la percepción. 

«Uno pierde capacidades perceptuales. No puede ver, escuchar, sentir por medio del tacto, etcétera. Esta terminología se utiliza cuando el daño no está en el ojo u el oído, sino que en el cerebro. Cuando no puede procesar la información sensorial percibida por los sentidos», explica el doctor Maldonado.

La agnosia aparece en los pacientes que sufrieron accidentes vasculares o traumas cerebrales importantes, agrega el especialista.

Síntomas

Según explica el doctor Maldonado, los pacientes reportan una pérdida en la capacidad perceptual. En algunas ocasiones, «los pacientes aun tienen alguna habilidad (perceptual), pero ellos dicen que no la tienen. Una de las más comunes, ceguera cortical, donde hay daño en una parte muy temprana del cerebro, los pacientes reportan que no ven. Sin embargo todavía no chocan con los objetos».

Anosognosia

Otra de las supuestas enfermedades que se señalaban en el falso parte médico, es la anosognosia. El doctor Maldonado aclara que es «como una agnosia de una agnosia».

«La anosognosia es una incapacidad no reconocida por el paciente. No se da cuenta. Actúa y no tiene consciencia de que tiene un problema perceptual», argumenta.

«Es menos común», añade el especialista.

¿Existe un tratamiento?

Maldonado recalca que no existe un tratamiento que pueda revertir una agnosia, debido a que la mayoría de las veces es producto de un accidente vascular o trauma cerebral importante.

«Los daños son mayoritariamente grandes, no son daños pequeños. Es raro que haya una recuperación importante. El tejido cerebral habitualmente no se recupera», concluye.

Si llegaste hasta acá y quieres apoyar nuestra lucha contra la desinformación puedes hacer tu aporte aquí.