Por Joaquín López

 

Tras ocho días de estar desaparecida, el cuerpo sin vida de la adolescente de 16 años, Ámbar Cornejo, fue encontrado en la vivienda de su madre en Villa Alemana. Según declaraciones de la misma, habría sido su pareja y conviviente, Hugo Bustamante Pérez, quien cometió el asesinato. 

 

La Fiscalía detuvo en el lugar al principal sospechoso, un homicida en libertad conocido como “El asesino del tambor”.  

Fue en 2005 cuando Hugo Bustamante  cometió el doble asesinato de su entonces pareja, Verónica Vásquez y el hijo de esta. Por este crimen fue condenado a 15 y 12 años de presidio por homicidio simple, 27 años en total. A pesar del dictamen, al hombre se le otorgó la libertad condicional junto a otros 787 reos en abril de 2016, tras solo haber cumplido 11 años de su condena. 

 

Esta polémica decisión fue determinada por la Corte de Apelaciones de Valparaíso, cuya comisión estaba presidida por Silvana Donoso. Hasta el 2012 eran las Seremis de Justicia quienes se encargaban de otorgar la libertad condicional, sin embargo, esto se modificó durante el primer gobierno de Sebastián Piñera, traspasando la facultad al Poder Judicial.

 

En un reportaje de la Revista Sábado de agosto del 2016 se recuentan los hechos de la entrega de libertad condicional a Hugo Bustamante. 

Según se expresa en este, los miembros de la comisión otorgaron la libertad condicional basándose en los requisitos que exigía la ley en ese entonces; que el condenado tuviera un registro de buena conducta y que tuviese la mitad de la pena cumplida.

Bustamante cumplía con el primer requisito y si bien aún no estaba a la mitad de su condena, el beneficio le fue concedido. Esto se explica a través de un decreto que permitía que los condenados con una pena mayor a veinte años podrían acceder al beneficio una vez cumplidos diez años de condena. 

 

A pesar de cumplir legalmente con este derecho que otorgaba la ley existía un informe de Gendarmería que recomendaba no otorgar el beneficio a Bustamante. Según se relata en el reportaje, en dicho informe se expresaba:  “Interno que requiere intervención y un mayor período de observación intrapenitenciario, ya que las variables psicosociales determinan un pronóstico incierto (…), por lo que no se recomienda otorgar libertad condicional”. 

 

Si bien en aquella oportunidad la jueza Donoso hizo un alto respecto al caso en específico de Bustamante, cuestionando si debieran modificar los parámetros de entrega del beneficio, la comisión optó por seguir sólo ateniéndose a los parámetros estipulados por la ley. 

Con esta decisión fue que se le otorgó la libertad condicional al 90% de los 800 solicitantes en aquella oportunidad, dejando a Hugo Bustamante como un hombre libre. 

 

Si llegaste hasta acá y quieres apoyar a nuestro medio, puedes hacerlo aquí.

Síguenos en redes sociales como @malaespinacheck en Twitter, Instagram y Facebook.

Te recomendamos leer en Mala Espina:

No fue indulto de Bachelet, fue libertad condicional: el beneficio que obtuvo el único detenido por el caso Ámbar