Por Camila Orellana

Desde que los colegios cerraron debido a la pandemia a mediados de marzo, padres, profesores y estudiantes de todo Chile han estado mirando la reapertura con cautela a medida que el gobierno enfrenta el desafío de cómo reanudar de manera segura el aprendizaje.

A través de un decreto publicado en el Diario Oficial de la República de Chile, el Ministerio de Salud, anunció que se permitirá el “funcionamiento de los establecimientos de educación parvularia, básica y media” en regiones y comunas que se encuentra en la Fase IV de desconfinamiento en el plan Paso a Paso, tras casi todo un semestre de cuarentena.

Aunque estos establecimientos deben contar con la previa autorización de la Secretaría Regional Ministerial de Educación respectiva y cumplir con estrictas medidas sanitarias, varias dudas han surgido respecto a cómo se llevará a cabo esta reapertura educacional.

Igual que en Chile varios países europeos también han comenzado procesos de reapertura escolar en medio de la pandemia de forma gradual. ¿Cómo ha funcionado esta vuelta a clases?

Alemania
A diferencia de nuestro país, en Alemania cada estado federal es responsable de la política educativa y las medidas para el funcionamiento de las escuelas dentro de sus fronteras. Bajo este sistema los estados son quienes deben establecer el período de reapertura de sus establecimientos educativos tras las vacaciones de verano y elaborar las medidas que serán adoptadas para el regreso a clases en medio de la pandemia.

De forma transversal los establecimientos deben potenciar la limpieza de su infraestructura con regularidad, asegurar la óptima ventilación de las salas, promover el distanciamiento entre alumnos y disponer de agentes desinfectantes para ellos. Por otro lado, algunos colegios han comenzado a dividir sus estudiantes en grupos fijos.

Respecto al uso obligatorio de mascarillas existen diferencias entre estados. Aunque Anja Karliczek, Ministra de Educación Federal de Alemania, llama al uso total de mascarillas dentro de edificios escolares, incluso durante clases, algunos estados han fijado su uso solo en los pasillos, escaleras o donde no pueda cumplirse el distanciamiento sugerido de 1,5 metros.

Reino Unido
Al igual que en Alemania, las condiciones bajo las cuales se están reabriendo las escuelas en el Reino Unido varían de una región a otra. En Escocia los establecimientos educacionales iniciaron su reapertura esta semana. Aunque el distanciamiento social no es obligatorio, se les anima a ventilar las habitaciones e implementar sistemas unidireccionales en los pasillos.

En la región de Gales todos los alumnos podrán volver a la escuela en septiembre, según anuncio de la Ministra de Educación galesa Kirsty Williams. Además, se informó de la contratación de al menos 600 profesores adicionales y 300 profesores asistentes durante el próximo año escolar para recuperar el tiempo perdido.

En cuanto al resto de Gran Bretaña, el Primer Ministro Boris Johnson desea devolver a los alumnos a las aulas en septiembre, llamándolo un “deber moral” con el bienestar y futuro de los niños.

Italia
A raíz del devastador efecto de la pandemia en Italia, los colegios y universidades del país se han mantenido cerrados desde principios de marzo, decidiendo mantenerlos así hasta el 14 de septiembre, a pesar de estar ahora en procesos de desconfinamiento.

A través de una conferencia de prensa Lucia Azzolina, Ministra de Educación italiana, estableció que los cursos deberán ser más pequeñas para permitir el distanciamiento social, llamando a terminar con los salones estilo “gallineros”. Para esto la ministra prometió la incorporación de al menos 50.000 maestros temporales al sistema. Además la autoridad educacional lanzó una urgente licitación a principios de julio por tres millones de escritorios personales, para así terminar con el uso del tradicional banquillo, compartido por múltiples alumnos. Por último, habrá un gran impulso para realizar lecciones en teatros, museos o al aire libre.

Suecia
Suecia ha diferido drásticamente con el enfoque europeo en su manejo del Covid-19, evitando las estrictas medidas de cuarentena y distanciamiento. El país escandinavo es uno de los pocos países que decidió mantener las guarderías y escuelas primarias abiertas durante la pandemia, decidiendo solo cerrar escuelas secundarias y universidades. Esta medida fue implementada tras tomar en consideración el hecho que los niños tienden a ser menos propensos a sufrir los síntomas más graves del Covid-19.

A pesar de las críticas mundiales por su manejo liberal de la pandemia y los altos índices de mortalidad en el país, Anders Tegnell, principal virólogo del país, sostuvo en una entrevista con Fortune que la decisión de mantener abiertas las escuelas y guarderías suecas no influyó mucho en las tasas de infección, al ser comparado con otros países que si implementaron medidas.

¿Qué dice la Organización Mundial de la Salud?
Según la OMS conocer la información básica sobre el virus y su sintomatología es clave a la hora de detener su propagación. A través de un informe la organización llama a tomar estrictas medidas de higiene y de distanciamiento dentro de los establecimientos. Además, promueve lineamientos como la adopción de asistencias y horarios flexibles, la integración de medidas de prevención en medio de las lecciones diarias y el incentivo a que los alumnos hagan preguntas y expresen sus inquietudes. Seguir estos principios básicos puede ayudar a mantener seguros a los estudiantes, maestros y personal en escuelas.