Expertos desmienten siete mitos en torno al Asperger

por | Dic 11, 2020 | EXPLICATIVO

Por Francisca Toledo

Los Trastornos del Espectro Autista son un conjunto de trastornos donde se ve afectado el desarrollo neurobiológico de una persona. Es decir, como señala la OMS, quienes viven con esta condición ven alterados principalmente sus comportamientos sociales, el lenguaje y la comunicación con otros.

Actualmente dentro de estos espectros se incluyó el conocido Síndrome de Asperger. Para desmitificar mitos sobre esta condición consultamos a Susan Hernández, psicóloga clínica de la organización Asperger Antofagasta, y a César Trigo, psicólogo con magíster en educación diferencial.

1. El Asperger es una enfermedad – FALSO
“La verdad es que no es una enfermedad, es falso decir eso. Es una condición, es decir, que no tiene cura y va a acompañar a la persona que tenga este trastorno por el resto de su vida. Es un trastorno neurológico, entonces no tiene que ver con que sea contagioso, ni tampoco tiene que ver con que tengan características visibles como en algunos otros casos”, comentó Susan Hernández. Además, agregó que hay varios estudios donde se plantea como una condición hereditaria donde muchas veces los padres o abuelos de niños TEA padecen lo mismo.

Cabe destacar que desde hace un tiempo en el DMS5 (Manual de los trastornos mentales) se cambió la nomenclatura y ahora se habla de los Trastornos del Espectro Autista. Clasificación que engloba distintos grados de funcionamiento para este tipo de condiciones, lo que antes se conocía como Síndrome de Asperger hoy en día es considerado como el Trastorno del Espectro Autista de alto funcionamiento o de grado uno.

2. Es una condición que afecta solo a niños y no adultos – FALSO
De acuerdo a lo señalado por César Trigo, este es un cuadro para toda la vida, o sea, la persona que tiene esta condición nace con ella, vive su infancia con ella y de adulto también. Sin embargo, el psicólogo aclaró que “dentro de las personas TEA, donde está contemplado el Asperger, tiende a pasar que por un tema de madurez la
persona va cambiando algunas características del trastorno. Cuando la persona va creciendo y aprendiendo distintas formas de funcionar algunas de esas características que se veían del Asperger pueden ir disminuyendo. Lo que hace parecer que se refiere solo a la infancia y la verdad es que no es así”.

3. Quienes tienen TEA tienen problemas para expresarse – RELATIVO
Según señala la sicóloga, esa afirmación es relativa debido a los rasgos que presentan las personas con Asperger donde aparece muy marcado lo que tiene que ver con la interacción social. Lo que implicaría una dificultad a la hora de comprender las experiencias sociales.
Sin embargo, esto no necesariamente afecta el lenguaje o la comunicación. “Lo que sí afecta es la forma en cómo ellos se relacionan con su entorno, lo que depende del nivel de estimulación o del grado de autismo que presente el paciente”, señaló la profesional.

4. A las personas con Asperger no les gusta relacionarse con otros – FALSO
“Les gusta, se encantan, se pueden enamorar, aman y a veces aman mucho más confiables que cualquier otra persona porque les cuesta mucho mentir. Lo que les cuesta un poco es entender lo que socialmente se espera de sus conductas para poder interactuar. A veces no se dan cuenta de las cosas que hacen, cosa que hace difícil su interacción con otros. Las personas TEA entienden el mundo simbólicamente de una forma muy distinta. No es que no quieran acercarse, es que a veces no saben cómo y eso les puede llevar a una situación en que ellos mismos se retraen por un tema de ansiedad, por frustración ante ese tipo de dificultad”, aclaró César Trigo, psicólogo y padre de un niño TEA.

5. Tienen una inteligencia superior – FALSO
Respecto a este mito la psicóloga de Antofagasta explicó que muchas veces se piensa esto como una sobrecompensación en la familia, es decir, para compensar de alguna manera los mayores desafíos que quienes viven con este trastorno tienen en ciertas áreas. “La verdad es que no hay estudios que indiquen que todos los niños con TEA tienen una inteligencia superior, de hecho hay muchos que están dentro del promedio o incluso en niveles inferiores. Lo que sucede aquí es que ellos tienen muchos temas particulares o de interés que comienzan a desarrollar más y eso a veces genera que se vea como que son muy expertos en ciertos temas o en ciertas materias porque son los que para ellos resultan de mayor interés. Pero eso no significa que tengan una inteligencia superior ni menor”, destacó Susan Hernández.

6. Son personas agresivas – FALSO
De la misma manera la experta aclaró que las personas con este trastorno no son personas agresivas, ya que esto se puede dar en cualquier etapa del desarrollo en niños neurotípicos como del espectro autista o con cualquier otro tipo de condición. Según la psicóloga esto “muchas veces se va regulando con la estimulación de los adultos que están a cargo. Lo que sí ocurre es que en la manifestación de su propio mundo emocional muchas veces aparece desregulado el comportamiento que está asociado a una emoción muy intensa, pero eso se puede regular con terapia y se pueden aprender nuevas formas o nuevas estrategias de manifestar la conducta asociada a una emoción intensa”.

7. No sienten empatía – FALSO
Este mito es falso. Según César Trigo, hay dos grandes tipos de empatía. Una llamada cognitiva y otra afectiva. “La empatía cognitiva es que yo entiendo lo que siente el otro, la empatía afectiva es que yo siento lo que siente el otro. Es la empatía cognitiva la que le cuesta un poco a las personas con esta condición, que no entienden. Pero no es que no lo puedan sentir. Cuando logran entender qué es lo que hicieron, lo sienten super fuerte”, puntualizó.
Concuerda con él Susan Hernández, quien agregó que “se tiene la idea de que ellos son personas frías, que no tienen emociones. Pero lo que ocurre es que hay una dificultad para comprender su propio mundo emocional y con mayor razón hay dificultad para comprender las emociones de los otros, pero eso no necesariamente afecta su nivel de empatía”.

Porque lo que importa es la verdad, ayuda a nuestro proyecto de verificación de datos para continuar nuestro trabajo. Aporta aquí