Juan Manuel Lucero de Google News Lab: Las crisis “son el momento ideal para aquellos que quieren desinformar”

por | Dic 11, 2019 | ENTREVISTA

Por Tomás Martínez

Juan Manuel Lucero coordina el News Lab de Google para Argentina, un equipo global que trabaja con periodistas para apoyar la innovación en la sala de redacción, formar y colaborar en los desafíos de la industria. Hace pocos días estuvo en Chile dictando un taller sobre fact checking y es una voz autorizada para dar algunos consejos sobre cómo combatir la desinformación.

– ¿En momentos de crisis como el que atraviesa Chile es más probable que aumente la difusión de noticias falsas?
Los momentos de crisis son particularmente sensibles a la aparición de información falsa. Y digo información falsa o desinformación y no noticias falsas porque esas informaciones, esos artículos, lo que hacen es vestirse de noticia para tener mayor credibilidad. Si parecen noticias y si parecen escritos por un periodista tienen más chances de ser compartidos.
Entonces, en momentos de crisis, debido a la alta sensibilidad social que se genera por un lado y a que todo el mundo está pendiente más que nunca de la información, es el momento ideal para aquellos que quieren desinformar, esparciendo rumores, medias verdades o mentiras .
-¿Qué buscan quienes pretenden desinformar a la ciudadanía?
Hay muchas razones que pueden tener de objetivo: virar la atención de un asunto público hacia otro menos importante, cambiar la opinión de la ciudadanía, difamar a una persona, partido político u organización…y por supuesto, querer cambiar el voto. Algo que todavía no ha podido ser demostrado con los estudios más serios que se han realizado, pero que por supuesto, pueden tener como último objetivo influir en una elección.
-¿Cuál es el mayor peligro de la desinformación?
La desconfianza sobre los medios de comunicación y sobre la noticia como vehículo de transmisión de información confiable. Eso va en desmedro del trabajo serio de quienes hacen periodismo, y que buscan información, la verifican y siguen un proceso antes de publicarla. Todo este problema termina impactando en los medios, pero sobre todo en los periodistas y en su hacer cotidiano, el periodismo. Si no hay confianza en la noticia o si ahora el término que se ha posicionado, el más famoso ligado a noticia es “falsa”, estamos en un grave problema como sociedad.
-¿Cómo se puede educar a la gente para evitar compartir noticias falsas?
Te puedo contar tres cosas que hicimos en Argentina en este 2019 y que alguna de ellas ya se han hecho en otros países de Latinoamérica. Primero, fuimos socios en la creación de Reverso, un proyecto de periodismo colaborativo donde 135 medios de toda Argentina trabajaron juntos para identificar y desmentir información falsa que circuló en las redes sociales. Luego hay que pensar en quienes están comenzando a votar, y por eso trabajamos junto a dos creadores de contenido para viajar por argentina en unos eventos llamados “Crecé con Google” y capacitamos a jóvenes entre 16 y 25 años en técnicas de detección de la información falsa. Y por último (y esto es algo que se puede tomar directamente ya que es un proyecto open source) trabajamos junto con un medio argentino para desarrollar un sitio que permite a los más chicos aprender a identificar las claves sobre desinformación jugando. Se pueden poner en contacto con Red/Acción para poder usarlo, agregarle ejemplos locales, y usarlo para educar en cualquier país.
-¿Qué herramientas están disponibles para no caer en noticias no verídicas?
Leer la noticia entera, no solo el titular.
Averiguar la fuente: Si se trata de una cadena de un servicio de mensajería sin autoría o sin enlace, desconfiar de la fuente y, preferentemente, no compartir.
Buscar el titular en Google: si es verdadera, es probable que otros medios confiables la hayan reproducido; si es falsa, puede que algunos sitios de verificación de datos hayan averiguado que se trata de un rumor falso.
Buscar los datos que se citan: si afirma que alguna autoridad dice algo, verificar si hubo otros medios que reprodujeran lo que dijo.
Verificar el contexto, como la fecha de publicación: sacar una noticia de contexto y divulgarla en una fecha diferente también es una forma de desinformación.
Verificar la veracidad de una imagen: se puede hacer una búsqueda «inversa» de imágenes y comprobar si otros sitios la reprodujeron. Solo hay que ingresar a Google Imágenes y elegir el ícono de la cámara: “Buscar por imágenes”. Arrastrar la imagen o copiar la URL de la foto sobre la que se desea saber más. El buscador arrojará una lista de páginas en donde ha sido usada antes la misma imagen.
-¿Qué te parece el rol de los medios para evitar la desinformación?
Clave. Medios, plataformas digitales y organizaciones de la sociedad civil tienen que trabajar juntas para evitar que se sigan esparciendo los rumores y mentiras a través de las redes. Pero sobre todo, tenemos que trabajar juntos para seguir educando. Hay una labor esencial en esto. Desde Google también estamos trabajando para combatir la desinformación: hemos apoyado distintas coaliciones periodísticas colaborativas en Latinoamérica: Verificado en México y Uruguay, Comprova en Brasil, Red Cheq en Colombia y Reverso en Argentina.
-¿Hoy día consideras que existe un boom de noticias falsas?
Hoy lo que hay es una distribución más rápida y escalable de esas informaciones. Y mucha gente y por qué no, organizaciones intentando testear y ver los resultados de sus experimentos con la producción de este tipo de informaciones, tan nocivas para nuestra democracia.
-¿Qué importancia le otorgas a los fact checking hoy en día?
Esencial. Aunque también es esencial seguir haciendo visible los procesos por los cuales se llega a la validación o no de una información. Mientras más claro sea, más entendible, más estaremos contribuyendo a hacer simple el entendimiento de cómo identificar una información falsa. Más transparencia equivale a más entendimiento y esto a su vez, permite que todos sigamos aprendiendo, por inferencia, como hacerlo nosotros mismos, para que idealmente en un par de años se compartan menos y sigamos fortaleciendo nuestras democracias.

Porque lo que importa es la verdad, ayuda a nuestro proyecto de verificación de datos para continuar nuestro trabajo. Aporta aquí