Por Camila Orellana

Era el año 2011 cuando Donald J. Trump comenzó a avivar los fuegos del movimiento conspirativo en torno a la ciudadanía del entonces presidente Barack Obama, surgido durante su campaña electoral y conocido comúnmente como “birtherism” o nacimientismo.

En una serie de entrevistas y tweets el actual mandatario cuestionó abiertamente la elegibilidad de quien fue el primer presidente afroamericano en liderar los Estados Unidos, poniendo en duda su supuesto nacimiento en Hawai en 1961 y el certificado que lo comprobaba.

Ahora, nueve años más tarde, Trump nuevamente da pie a las mismas sospechas en torno a Kamala Harris, senadora por el Partido Demócrata, elegida por el candidato a la presidencia Joseph “Joe” Biden para acompañarlo en su carrera por la Casa Blanca como vicepresidenta.

La polémica nació a raíz de un artículo de opinión escrito por el abogado John Eastman y publicado en Newsweek el día 12 de agosto. En él, este profesor de derecho de la Universidad de Chapman, afirma que, a pesar de haber nacido en los Estados Unidos, Harris no contaría con el status de ciudadana nativa ya que sus padres, Shyamala Gopalan, científica de la India, y Donald J. Harris, economista jamaicano, no estaban naturalizados a la hora de su nacimiento.

Un día después, en una conferencia de prensa en la Casa Blanca, al ser consultado por el tema, el Presidente Trump respondió: «Acabo de escuchar hoy que ella no cumple con los requisitos y, por cierto el abogado que escribió ese artículo es un abogado muy calificado y talentoso…Hubiera asumido que los demócratas lo habrían comprobado antes de que la eligieran para la vicepresidencia”.

Sin embargo, a pesar de las dudas planteadas por Trump o el artículo, el argumento de la inelegibilidad de Harris es falso en su totalidad.

Está todo en los Libros

La Constitución de los Estados Unidos, en su artículo II, sección 1, establece sólo tres requisitos para aspirar a la Oficina Oval: tener 35 años de edad como mínimo, haber vivido en el país 14 años y ser un ciudadano natural de los Estados Unidos. Estas condiciones, impuestas hace más de 200 años para proteger a la nación de la influencia extranjera, no prohíben abiertamente la candidatura de mujeres, minorías raciales, sexuales, y/o religiosas.

¿Pero que es ciudadano natural?

Un ciudadano natural o de nacimiento es aquel que, sin necesidad de pasar por un procedimiento legal de naturalización, cuenta con su nacionalidad al momento de nacer. En este sentido, hay dos formas principales para calificar.

La primera, establecida en el Acto de Naturalización de 1790, fija que “los hijos de ciudadanos de los Estados Unidos que puedan haber nacido más allá del mar o fuera de los límites de los Estados Unidos, serán considerados ciudadanos por nacimiento” bajo el principio de Ius Sanguinis, o derecho de sangre.

La segunda, fundada en primera sección de la XVI Enmienda de la constitución estadounidense y ratificada por la Corte Suprema de ese país, ordena que cualquier persona nacida en territorio estadounidense es automáticamente un ciudadano del país, bajo principio de Ius Solis o derecho de suelo, excluyendo solo a hijos de embajadores extranjeros y soldados extranjeros hostiles ocupando territorio estadounidense. Este derecho, a pesar de varios intentos de abolirlo, es concedido independientemente de la nacionalidad o estado migratorio de los progenitores.

Kamala Harris, de 55 años, nació en California el 20 de octubre de 1964 y ha vivido en el país desde sus años universitarios durante los 80. Así, Harris cumple con todas las condiciones que establece la ley para ser elegida presidente o vicepresidente en el país norteamericano.

Este caso se suma a una serie de controversias conspirativas en torno a la elegibilidad de candidatos demócratas avaladas por el presidente Trump. Durante las campañas de 2016 Trump retuiteó un post que afirmaba que los candidatos Marco Rubio y Ted Cruz, ambos de descendencia latina, eran inelegibles como candidatos. Rubio, como Harris, nació dentro del territorio estadounidense, mientras Cruz, a pesar de haber nacido en Canadá, reveló el certificado de nacimiento de su madre, una ciudadana americana, para demostrar su ciudadanía por nacimiento.

Si llegaste hasta acá y quieres apoyar nuestro periodismo, puedes hacerlo aquí.

Síguenos en redes sociales como @malaespinacheck en Twitter, Facebook e Instagram.