Participación femenina en política: la deuda pendiente ad portas del plebiscito en Chile

por | Ago 27, 2020 | EXPLICATIVO

Por Camila Orellana y Laura Soto

A partir de las 00.00 horas de este miércoles comenzó oficialmente el periodo de campaña electoral para los comandos del «Apruebo» y «Rechazo», a 60 días del plebiscito que definirá si Chile tendrá o no una nueva Constitución.

Una de las condiciones que se estableció – en caso de que se apruebe la redacción de una nueva Carta Magna – fue tener paridad de género, que incluye, entre otras cosas, la asignación de escaños reservados para las mujeres. Esta propuesta fue aprobada y despachada el pasado 4 de marzo, y significó un resultado histórico respecto al grado de representación que tienen las mujeres en el mundo político en nuestro país.

¿Cuánta participación femenina hay actualmente en los cargos políticos en Chile?

PARTICIPACIÓN FEMENINA EN GABINETES NO SUPERA EL 31% DE 2006 A LA FECHA

Para este artículo recopilamos la cantidad de puestos ocupados por mujeres en ministerios, el Congreso y embajadas, además de cifras referentes a su participación encabezando municipios. En el caso de los ministerios, contabilizamos desde el primer gobierno de Michelle Bachelet hasta la actualidad.

En el primer gobierno de Bachelet, 16 puestos en los ministerios fueron ocupados por mujeres, versus 25 tomados por hombres. En tanto, en el primer gobierno del presidente Sebastián Piñera, 10 puestos fueron ocupados por mujeres y 40 por hombres (contando un ministro interino).

En el caso del segundo gobierno de Bachelet, 17 cupos fueron tomados por mujeres (contando una ministra subrogante) y 30 por hombres. Por último, en el segundo y actual gobierno del presidente Piñera, hasta el momento 16 puestos han sido ocupados por mujeres y 39 por hombres.

Cabe destacar que en los cuatro casos se contabilizó los cupos tomados por mujeres y hombres, sin tomar en cuenta cuánto duró la autoridad en el ministerio y si una misma persona tomó más de un cargo durante dichos gobiernos.

Ministerios ocupados por mujeres entre 2006-2020.
Elaboración propia.

Si contabilizamos todos los puestos ocupados entre 2006 y 2020, 134 han sido tomados por hombres y 59 por mujeres, cifra que equivaldría a un 31% del total.

En cuanto a las parlamentarias, actualmente 11 de 43 senadores son mujeres, lo que equivaldría a un 25,6% del total. Este periodo abarca desde 2014 a 2022, independiente de las senadoras que se integraron más adelante.

 Información obtenida del sitio web del Senado.
Elaboración propia.

En tanto, entre 2006 y 2014 hubo seis mujeres en el Senado, en las que se incluye también a las senadoras que se retiraron antes y las que ingresaron después.

Información obtenida del sitio web del Senado.
Elaboración propia.

En el caso de las diputadas, actualmente hay 36 mujeres de un total de 155 miembros de la Cámara, lo que equivaldría a un 23%.

Información obtenida del sitio web de la Cámara de Diputados.
Elaboración propia.

Esta baja tendencia en la representación femenina también se puede evidenciar en el ámbito de la diplomacia. Según Paulina Astroza, abogada de la Universidad de Concepción y experta en relaciones internacionales y ciencias políticas, «solamente un 22,7% del total de funcionarios diplomáticos, que son 505, son mujeres».

Para Astroza, este déficit se debe principalmente al retraso en cuanto a la incorporación de mujeres en una carrera diplomática, la falta de recursos y poca voluntad política para que haya mayores oportunidades y equidad de género en la diplomacia.

A pesar de lo anterior, «cada vez más jóvenes diplomáticas están postulando y se van a países donde normalmente solo postulaban hombres», dice. Para ello, enfatiza, debe haber un apoyo institucional claro para invertir y capacitar a las mujeres, para así generar las condiciones para que puedan llegar a estos cargos.

Desde el Ministerio de Relaciones Exteriores, en tanto, nos confirmaron que actualmente hay nueve mujeres embajadoras de Chile en el extranjero, de un total de 70 embajadores.

Información obtenida en chile.gob.cl
Elaboración propia.

Por último, en el caso de los órganos locales igualmente se evidencia una situación similar. Según datos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en Chile (PNUD), en las elecciones del 2016 menos de la mitad de las comunas a nivel nacional tuvieron una mujer compitiendo para el cargo de alcalde.

231 mujeres compitieron para este puesto, representando el 19% de los candidatos, y sólo 41 fueron electas, dejando un 12% de las alcaldías en manos femeninas.

Según Ignacia Gómez, directora de la fundación Hay Mujeres y presidenta del partido Ciudadanos, es muy difícil ser mujer en el mundo político: «primero, porque no te consideran, o les cuesta mucho más considerarte. No te validan, hay un ninguneo, esta sensación de que la voz femenina es más liviana».

A esto también incluye cómo funcionan las estructuras partidarias. A pesar de que en las elecciones parlamentarias pasadas se exigió una cuota de género, Gómez considera que «ponían a las mujeres en las listas como por un tema de cumplir con un requisito legal, pero no era la candidata fuerte (…), eran más nombres simbólicos que candidaturas reales». Otro obstáculo que agrega es que se las visibiliza menos en los medios de comunicación.

Para la directora de Hay Mujeres, si bien «hoy día la baja representación de mujeres en política es una realidad», al menos ya se está concientizando este problema que por años fue invisibilizado y normalizado. «Es un tema importante lo que implica tener mujeres para fortalecer nuestra democracia (…). Tiene que ver con lo profundo de establecer un sistema democrático en donde las distintas voces tienen que ser escuchadas», afirma.

SITUACIÓN A NIVEL MUNDIAL

Actualmente, de los 201 países existentes, sólo hay 22 que tienen Jefas de Estado o de Gobierno, es decir un 11%.

 Se consideran dentro de los 201 países:
193 países miembros de la ONU, 2 Observadores Permanentes
y 6 países con reconocimiento parcial.

Al igual que Gómez, para Elizabeth Guerrero, encargada del área Igualdad de Género del PNUD en Chile, esto se debe no sólo a las barreras estructurales existentes, sino también a ideas culturales preconcebidas sobre las mujeres y sus roles en la sociedad. “Si tú le preguntas a una mujer en frío si quiere postular a estos cargos, la mayoría dice que no”, afirma.

Varios estudios han demostrado que cuando las mujeres demuestran su competencia y tienen éxito en campos tradicionalmente masculinos, estas son más criticadas que los hombres. Se las considera demasiado ambiciosas, desagradables, estridentes, obstinadas y poco femeninas. Esto juega en contra de su elegibilidad y últimamente en sus deseos de competir por dichos puestos. 

A pesar de lo anterior, cada vez vemos más mujeres dando un paso al frente, decidiendo competir abiertamente por puestos de poder y toma de decisión. Para Guerrero, la visibilización de mujeres en el poder ha sido clave en este fenómeno: “Jacinda Ardern, la Primera Ministra de Nueva Zelanda, es la líder bastante exitosa de un país, es madre y esposa a la vez, y muestra que no se tiene que sacrificar ciertos ámbitos para llegar a estos puestos”. 

Según estudios recopilados por el Consejo de Relaciones Exteriores a través de su Programa de Mujeres y Política Exterior, la participación activa de mujeres en la toma de decisiones, tanto a nivel local como nacional, es fundamental para el progreso, la estabilidad y la paz de los países.

Países con niveles más altos de igualdad de género tienen menos probabilidades de utilizar la fuerza militar para resolver disputas internacionales y menos probabilidades de fracasar en sus acuerdos de paz. Por otro lado, aquellos países en vías de desarrollo con una mayor proporción de mujeres parlamentarias tienen más probabilidad de aprobar leyes centradas en temas como acoso y violencia sexual, divorcio y violencia doméstica, ademas de proponer legislación en torno a bienestar reproductivo, la licencia parental, cuidado infantil, educación, discriminación y salud.

Si llegaste hasta acá y quieres apoyar nuestro periodismo, puedes hacerlo aquí.

Porque lo que importa es la verdad, ayuda a nuestro proyecto de verificación de datos para continuar nuestro trabajo. Aporta aquí