No hay evidencias que la vacuna BCG pueda proteger contra la Covid19

por | Abr 21, 2020 | coronavirus, EXPLICATIVO

Por Ana María Hurtado

Posteos sin fuentes en las redes sociales, cadenas de WhatsApp en árabe y reportajes en medios internacionales creíbles, como la BBC o el New York Times han abordado la supuesta correlación entre poblaciones vacunadas con BCG (la vacuna contra la tuberculosis, que en Chile se aplica a todos los recién nacidos desde 1950) y la protección contra el Covid 19. Algunos han ido tan lejos como para decir que si recibiste esa vacuna, no hay de qué preocuparse pues ofrece inmunidad frente al coronavirus. Otros tienen una visión más moderada: en algunos de los países donde se aplica la vacuna –que son los que no han llegado al umbral de eliminación según los estándares de la OMS- el Covid-19 estaría siendo menos letal. La BCG no se administra universalmente en países como Italia, Alemania, Inglaterra, Francia, España, Holanda, Estados Unidos, Canadá y Australia. En Latinoamérica, la única excepción es Ecuador.

Si bien no hay evidencias concluyentes al respecto, hay por lo menos tres estudios clínicos en curso de vacunación a personal de la salud en Australia, Holanda y Estados Unidos. En el intertanto, y debido a la creciente popularidad de la información, el 13 de abril la OMS publicó en su página web un resumen científico que dice: “ante la ausencia de evidencia, la OMS no recomienda la vacunación con BCG para la prevención del Covid-19” y agrega que “los estudios ecológicos son propensos a sesgos significativos por varias variables, incluyendo diferencias en la demografía nacional, tasas de morbilidad, tasas de pruebas y etapa de la pandemia en cada país”.

La OMS se refiere en este caso al trabajo realizado por científicos del Instituto de Tecnología de Nueva York que concluye: “nuestros datos sugieren que la vacuna BCG parece reducir significativamente la mortalidad asociada con Covid 19”. El texto fue publicado a fines de marzo en Medxriv.org, un sitio que divulga estudios cuya metodología y resultados aun no han sido revisados por un panel de expertos, por lo cual no se consideran aptos para constituir evidencia oficial. Por “estudio ecológico”, la OMS se refiere a una metodología en la cual “la unidad de análisis y observación es el grupo, por lo que no es posible relacionar de manera individual la exposición de un individuo en particular con su estado de salud”.

El sitio epistemonikos.org, repositorio de evidencia y revisiones sistemáticas de estudios científicos sobre salud, agrega: “este tipo de estudios no permite concluir si el efecto observado es producto de la vacunación con BCG o si se explica por otras diferencias. Por ejemplo, los países en que se administra la vacuna tienen un promedio de edad menor que los países en que no se administra. De hecho, estos estudios han llegado a conclusiones diferentes dependiendo de las variables consideradas. En resumen, no es posible inferir de ellos si la vacuna BCG será o no efectiva para prevenir el Covid 19”.

Sin embargo, agrega: “en un futuro cercano tendremos más certezas, porque ya existen ensayos controlados en curso, que evalúan el uso de la vacuna BCG en población de alto riesgo de contraer COVID-19, particularmente trabajadores de la salud”. Porque efectivamente (sin embargo), en países como Australia, Holanda y Estados Unidos hay autoridades de la salud y de la academia, incluyendo la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard, que no están haciendo caso a la recomendación de la OMS y tomaron la decisión de vacunar con BCG a la población de riesgo, especialmente a trabajadores de la salud, para estudiar si se enferman más o menos de Covid 19.

Son estudios observados con gran interés por médicos como Katia Abarca, infectóloga pediátrica de la red de salud Christus de la Universidad Católica. “Sobre el Covid 19 y la BCG no hay nada confirmatorio”, dice Abarca a Malaespina. “Pero hay evidencias previas que no dejan dudas de que la BCG no solo es efectiva para la tuberculosis, porque estimula células del sistema immune que no son específicas sino generales. Hay varios estudios grandes que muestran que la BCG evita infeccciones por malaria, lepra además de infecciones respiratorias. Hay otra evidencia de alto peso: la BCG se ha usado en cánceres de vejiga, melanoma y diabetes, para generar inmunidad en forma amplia. Estamos hablando de investigaciones de primer nivel publicadas en las mejores revistas. Ahora, en relación al Covid-19 hay estudios de epidemiólogos que analizan con modelos matemáticos, estudios poblacionales en países que no aplican la vacuna y que no son concluyentes, pero creo que tenemos que mirarlos con interés. Con los estudios en Holanda y Melbourne, por ejemplo, vamos a tener la película más clara, yo creo que este mismo año. Y si los resultados fueran positivos, sería una gran noticia, porque es una vacuna barata y de alta disponibilidad”, concluye la experta.

Si llegaste hasta acá y quieres apoyarnos en nuestra lucha contra la desinformación puedes aportar aquí.

Si recibiste una información que pueda ser falsa o alguna frase que quieras que verifiquemos envíala a nuestro WhatsApp +56974473146 y síguenos en redes sociales como @malaespinacheck en Twitter, Instagram y Facebook

 

 

Porque lo que importa es la verdad, ayuda a nuestro proyecto de verificación de datos para continuar nuestro trabajo. Aporta aquí