No hay ninguna vacuna contra el COVID-19 aprobada que contenga óxido de grafeno

por | Ago 5, 2021 | FALSO, Vacunas

«Encontramos la patente de vacuna con óxido de grafeno como portador». Esto dice un mensaje de Telegram que se ha difundido a través de diferentes redes sociales. Y que también llegó al chat de Mala Espina (+56974473146). Pero esto es falso, no hay ninguna vacuna contra el COVID-19 aprobada que contenga óxido de grafeno.

Lo cierto es que la patente corresponde a una vacuna experimental que sólo se probó con ratones y no se ha estudiado en ensayos clínicos con humanos. La solicitó en septiembre de 2020 el Centro Nacional de Investigación en Ingeniería de Nanotecnología (NERCN, por sus siglas en inglés) de Shanghái (China).

Además, la patente no tiene ninguna relación con las vacunas contra COVID-19 que están aprobadas y en uso en la Unión Europea (UE) y España. Si revisamos las fichas técnicas de las distintas vacunas (Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Janssen), podemos comprobar que ni el grafeno ni ninguno de sus derivados están entre sus componentes.

Por lo tanto, no hay ninguna vacuna contra el COVID-19 aprobada que contenga óxido de grafeno.

Esta verificación ha sido realizada en el marco del proyecto #VacúnaTE que Maldita.es y la agencia de noticias Servimedia desarrollan contra la desinformación sobre las vacunas de la COVID-19 con el apoyo de Google News Initiative.

La patente hace referencia a una vacuna experimental que se aplicó a ratones (no a humanos)

La patente, que tiene como título «vacuna recombinante de nano coronavirus que toma óxido de grafeno como portador«, fue solicitada por el NERCN de Shanghái a finales de septiembre de 2020. Los inventores de la patente publicaron, además, un artículo en la revista Nano Biomedicine and Engineering titulado «diseño de una nueva nanovacuna contra el SARS-CoV-2».

Según exponen en este estudio, la vacuna se realizó mezclando tres factores: el dominio de unión al receptor (RBD), que es la zona de la proteína S del virus que abre la puerta de las células humanas, el adyuvante CpG, cuya función es mejorar la inmunogenicidad del antígeno al que acompaña, y una solución de «portadores de óxido de grafeno». A esta vacuna la denominaron ‘GOCR’.

Tanto en la patente como en el estudio se describe que la vacuna sólo se probó en ratones por vía subcutánea. «Nuestros resultados mostraron que esta vacuna puede producir anticuerpos anti-SARS-CoV-2 RBD de alto título que neutralizan el SARS-CoV-2 en ratones«, se puede leer en el artículo.

Según nos explica Salvador Bergoñón Fuster, experto en investigación clínica y epidemiológica y profesor en el departamento de Farmacología de la Universidad de Barcelona, el texto de la patente no descarta un potencial uso en humanos en el futuro, pero de momento la vacuna sólo se ha probado en ratones.

La vacuna GOCR no ha pasado a fase de ensayos clínicos. «Parece una vacuna que usa óxido de grafeno pero es totalmente experimental, sólo se ha probado en ratones, ni ensayos clínicos ni nada que se le parezca«, señala Fernando Herranz, químico e investigador del Grupo de Nanomedicina e Imagen Molecular (NanoMedMol) del Instituto de Química Médica (IQM) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

Qué es el óxido de grafeno

El grafeno es «una capa de átomos de carbono empaquetados en forma de hexágonos contiguos, como un panal de abejas», explica a Maldita.es Berta Domènech Garcia, doctora en Química e investigadora de la Universidad Tecnológica de Hamburgo especializada en nanotecnología y nanomateriales. Y el óxido de grafeno (GO, por sus siglas en inglés) es la forma oxidada del grafeno. «Es decir, grafeno funcionalizado con grupos que contienen oxígeno«, apunta Domènech.

La experta apunta que el óxido de grafeno tiene aplicaciones en diversos campos. Por ejemplo, como es fluorescente es «especialmente apropiado para varias aplicaciones médicas«. Y señala también que «estudios recientes además parecen indicar que los materiales derivados del grafeno pueden tener propiedades bactericidas y antivirales«.

En esta misma línea, Fernando Herranz indica que se están estudiando las aplicaciones biomédicas de este material, por ejemplo, como agente para transportar fármacos. «En mi opinión, hay más intenciones que realidades todavía. Entre otras cosas porque sí puede ser tóxico (…) por eso no va en las vacunas ni en ningún fármaco de uso para humanos que yo conozca. Es algo totalmente experimental por ahora, sin aplicación en clínica«, afirma el investigador.

Los potenciales riesgos para la salud derivados del óxido de grafeno dependen, según Domènech, de varios factores: si puede entrar en el cuerpo, en qué cantidad, a qué parte del cuerpo va, qué función tiene esa parte del cuerpo, cuánto tiempo necesita para causar (suficiente) daño y cómo se elimina. Esto además, variará en función de la exposición que tengamos al material y del tipo del mismo (forma, tamaño, reactividad…). «Por lo que parecen indicar los estudios y a rasgos generales, se necesitan cantidades relativamente altas de GO para que se dé un efecto toxicólogo importante», afirma la química.

Por su parte, Adolfo Bastida Pascual, catedrático y profesor del Departamento de Química Física de la Universidad de Murcia, señala que la posibilidad de utilizar el óxido de grafeno para transportar otras moléculas al interior del organismo humano «requiere, obviamente, que no produzca efectos secundarios que sean peores que los que se pretende remediar». En este sentido, el catedrático afirma que la toxicidad del óxido de grafeno en nuestro organismo es un tema que se sigue investigando y sobre el que no se tienen conclusiones definitivas.

Este es un artículo original de Maldita.es, medio perteneciente a la alianza Latam Chequea, de la cual también forma parte Mala Espina Check.

Si quieres conocer otras desinformaciones de vacunas que hemos desmentido, haz click aquí.

Porque lo que importa es la verdad, ayuda a nuestro proyecto de verificación de datos para continuar nuestro trabajo. Aporta aquí

Contenido recomendado