Escucha Nuestro Podcast El Cabildo

Es tendencia

cerrar

País

18 de julio de 2022

Qué es el body scan y por qué causó polémica en el gobierno

Body Scan

La medida ya fue eliminada por el gobierno, que abrirá una mesa de trabajo

Por

A fines de junio la Subsecretaría de Salud anuló un decreto que permitía el body scan en centros de Gendarmería y de SENAME. La decisión consideró los peligros médicos que podía provocar la constante exposición a rayos x.

Sin embargo, desde Gendarmería y la oposición fueron críticos ante la medida. Argumentan que este tipo de conducto es el único que permite filtrar correctamente el ingreso de elementos peligrosos a las penitenciarías. Además, sin hacer uso de la revisión física.

Tras unos días de discusión el gobierno decidió dejar sin efecto el oficio publicado.

¿Qué es el body scan?

El body scan, o escaner corporal, es un aparato electrónico que utiliza rayos x para poder observar bajo algunas capas físicas, como ropa, la piel, etc.

Esta herramienta funciona para poder controlar el ingreso de sustancias u objetos ilícitos en ciertos lugares, como aeropuertos y cárceles.

A nivel nacional, se comenzó a utilizar el body scan para usos penitenciarios hace 10 años. El entonces ministro de Justicia, Teodoro Ribera, junto al director de Gendarmería, de la época, Luis Maferrer, estrenaron el primer escaner corporal en Colina II, que tenía un costo de cerca de 140 millones de pesos.

Actualmente, se cuenta con estos equipos en 10 establecimientos de gendarmería y 2 del SENAME. El último, un modelo Soter RS 250-A, se inauguró en la carcel de Rancagua, y permite obtener una imagen similar al de una radiografía. Además, entrega un detalle que puede ser manejado en escalas de colores, tamaño, brillo y contraste.

Asimismo, el aparato «utiliza 100 veces menos radiación que una radiografía de tórax, ya que cuenta con certificaciones internacionales (ANSI N43.17) más estrictas que la norma chilena en esta materia»- indica el sitio del Ministerio de Justicia.

¿Qué pasó con el gobierno?

La Subsecretaría de Salud Pública, representada por Cristóbal Cuadrado, publicó el 30 de junio un documento que señalaba la prohibición del escaner corporal fuera de los permisos de la Policía de Investigaciones en aeropuertos y pasos fronterizos.

Además, el documento dejaba sin efecto una orden anterior, que permitía utilizar estas máquinas en 10 penitenciarías y 2 recintos del SENAME.

Desde el gobierno señalaron que la medida había sido tomada en razón del posible daño a la salud que provocan los rayos x a largo plazo, considerando especialmente que las visitas en centros penitenciarios pueden ser diarias. Asimismo, señalaron que estos equipos están prohibidos por la Unión Europea.

Sin embargo, las críticas a la medida aparecieron rápidamente. Desde Gendarmería solicitaron remover la decisión, argumentando la efectividad del body scanner, en escencial con respecto a la seguridad de los trabajadores.

Desde oposición también rechazaron la instrucción. De hecho, diputados de Renovación Nacional oficiaron a la ministra de Juticia, Marcela Ríos, para entregar información sobre el caso.

También parlamentarios del Partido Republicano iban a solicitar la destitución del subsecretario Moreno al presidente Gabriel Boric.

Sin embargo, mediante un comunicado el gobierno dio un paso atrás y dejó sin efecto la medida. No obstante, se comprometieron a formar una mesa de trabajo entre el Ministerio de Salud y el de Justicia «para el mejoramiento de protocolos y técnicas» en la revisión de los recintos penitenciarios.

 

Newsletter

Únete a la lucha contra la desinformación.
Ingresa tus datos para recibir nuestro newsletter.