Usar mascarillas no daña tus pulmones y la OMS no quiere matarte con ellas

por | Mar 8, 2021 | Coronavirus, EXPLICATIVO

Este es un artículo original de Animal Político, que forma parte  de la alianza Latam Chequea, que también integra Mala Espina Check para combatir la desinformación sobre el coronavirus.

Por Siboney Flores

  • Ninguna institución de referencia médica ha advertido sobre una posible relación del aumento de CO2 al usar mascarilla.

El uso de mascarilla afecta la respiración y con ella la OMS nos “quiere matar lentamente”, dice una imagen que se ha difundido por Facebook, pero la evidencia científica muestra que este dato es falso y que, por el contrario, las mascarillas ayudan a disminuir la probabilidad de enfermar por COVID-19.  

La imagen, compartida en más de 500 ocasiones, ha ido acompañada de pequeños textos que lo describen, uno de ellos dice “cuando crees que el … co2 no daña y que una mascarilla evita ingreso de virus, es por que la estupidez humana tocó fondo”.

En el centro de la imagen se mira una mascarilla común, en color azul, pero rodeado de algunas frases.

Algunas de ellas son: “Impide la oxigenación pulmonar. Respiras tus propios desechos exhalados. Impide correctamente la respiración. Intoxica por micro partículas del material. Respiras tu propio CO2. Simboliza mutismo. Provoca hiperventilación. Produce falta de libertad física y psicológica. La OMS nos quiere matar lentamente”.

No hay aumento de CO2 

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés), describe que al usar mascarilla no hay evidencia científica que compruebe un aumento en el nivel del dióxido de carbono del aire que se respira.

La doctora Anai Romero, egresada de la Universidad de Guadalajara, comenta que “hay que recordar que estas mascarillas están hechas para filtrar partículas y no gases” por lo que no existe la posibilidad de almacenar CO2 en el cubrebocas.

Las mascarillas tienen dos o tres capas de material poroso, por lo que al respirar se expulsan los gases y se retiene las partículas que pueden contagiar a otros, o viceversa, frenan la entrada de partículas contaminantes que se dirigen a nuestra nariz o boca. Sin embargo, no impiden nuestro proceso de respirar con normalidad. 

Además, el propio CDC agrega que “las moléculas de CO2 son lo suficientemente pequeñas como para pasar fácilmente a través de mascarillas de cualquier material (tela o quirúrgico), por otra parte, las gotitas respiratorias portadoras del virus que causa el COVID-19 son mucho más grandes”.

Sobre este tema, ninguna institución de referencia médica ha advertido sobre una posible relación del aumento de CO2 al usar mascarilla, ni siquiera la propia Organización Mundial de la Salud.

Estudios sobre la respiración

Romero explica que si bien no hay muchos estudios médicos de acceso al público sobre el uso de mascarilla, existe uno que es muy destacado y que las personas pueden consultar, se trata del emitido por la Asociación Torácico Americana.

El estudio trabajó con personas sanas y con personas con la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, mejor conocida por su abreviación EPOC.

Ahí se mostró que después de caminar durante seis minutos usando una mascarilla quirúrgica (de tres capas), las personas sanas no mostraron alguna alteración en sus medidas de saturación de oxígeno, ni de CO2. Es decir, pueden tener una respiración normal y común.

Mientras que las personas con EPOC sí tuvieron dificultad respiratoria. Romero explica que la conclusión médica es que la alteración se debió “a su enfermedad per se, no por otra cosa, vamos, era lo esperado por su enfermedad, no por la mascarilla”,

La médica agrega que lo que se hizo en el estudio fue medir los niveles de oxigenación, de CO2, y eso se hizo posible al utilizar una gasometría arterial, con monitores y oxímetros.

La sensación de sofoco

El mismo estudio reveló que cuando alguien utiliza la mascarilla y siente una sensación de sofoco, tiene ansiedad y disconfort (algo así como un desasosiego), pueden estar ligados a varias cosas, pero no a un daño directo de la mascarilla al cuerpo.

Puede ser que el uso de la mascarilla no sea el correcto, como el de uso de telas no aptas para hacer una mascarilla casera.

“También va ligado a efectos psicológicos y neurológicos, existe un aspecto destacado, que es que al sentir el calor de la mascarilla en nuestra cara y que sentimos que respiramos una temperatura más elevada, puede producir esa sensación, pero no tiene nada que ver con el intercambio gaseoso, tú estás respirando con normalidad”, asegura Romero.

En conclusión, el usar mascarilla no afecta en el proceso de respiración. Y la sensación de sofoco o ansiedad es una respuesta natural del cuerpo, al sentir que respiramos a una temperatura más elevada.

Te recomendamos leer también…

No, no es cierto que los niños corran riesgo de infarto por llevar mascarillas durante horas

Porque lo que importa es la verdad, ayuda a nuestro proyecto de verificación de datos para continuar nuestro trabajo. Aporta aquí

Contenido recomendado